Mi Beerano Cervecero #MBC2013. Parte 1: Birragoza, Bruselas, Brujas y Amberes

Ya iba siendo hora de volver al lío y como no podía ser de otra forma nos hemos estrujado las pocas neuronas que nos han quedado del verano para sumarnos a la convocatoria online del compañero Pau y contar nuestras batallitas veraniegas, en mi caso va a ser casi una guía de viaje de dónde se puede tomar buena birra al aire libre, en Mi Beerano Cervecero #MBC2013. Como me he pasado de largo con la entrada y me he dado cuenta que si fuese yo no la leería lo he partido en dos partes, Pau espero que no sea mucha molestia, para compensar la próxima vez que nos veamos te invito a algo jejeje.

Birragoza 2013

Después de un mes de agosto ahogando las penas en la terraza de La Tape por el cierre vacacional del Irreale y el Animal nos escapamos por segunda vez al Birragoza y sin extenderme mucho, porque ya nos explayamos en la crónica del Birragoza, lo mejor fue el buen rollo general, el reencuentro con viejos amiguetes y el conocer a mucha buena gente. Como anécdota graciosa tengo que destacar el partido de futKeykeg a altas horas entre dos penosos equipos bastante perjudicados en el que salieron a relucir parte de mis genes futboleros (seguro que mi padre no esperaba que acabase así cuando me apuntaba a todos los equipos de Burgos).

Fábrica de Cantillon

Una semanita después pillamos el vuelo a Bruselas a lo que sería una semana increíble. Llegamos el lunes 2 y corriendo nos fuimos a la Fábrica de Cantillon donde empezaría mi ácida semana. Después de la visita a la fábrica nos tomamos la Cantillon pura Lámbica, la Gueuze y la Kriek, la verdad es que tiene mérito que nos bebiésemos y nos gustasen después de ver la gran cantidad de roña que se acumulaba en todas y cada una de las salas de la fábrica, ya os contaremos en una entrada aparte dentro de unos días.

Chez Moeder Lambic

Después de una pequeña siesta para recuperarnos del madrugón tomamos unas birras en una terracilla y fuimos a cenar a la Brasserie A La Mort Subite ya que Débora llevaba tres años con el capricho de volver a tomar el rico y barato steak tartare, en este caso acompañado de La Chouffe y Orval. Con el estómago preparado salimos hacia la terracilla de una de las mejores cervecerías de Bruselas, el Chez Moeder Lambic, concretamente al de la plaza Fontainas donde muy a gusto nos tomamos Band of Brothers de Brasserie de la Senne (al ser una de mis series favoritas tenía que caer), la IV Saison de Jandrain-Jandrenouille y la impresionante De Ryck Gouden Arend 125.

De Halve Maan

Al día siguiente salimos en tren para Brujas donde visitamos nada más llegar a la fábrica De Halve Maan donde hicimos la visita guiada por la fábrica en el momento en que comenzaba la cocción y se inundaba de aromas a malta. Tomamos una rica Brugse Zot sin filtrar y me quedé con las ganas de comer en la terraza interior de la fábrica pero al final decidimos ir a la Bierbrasserie Cambrinus. Allí comimos estupendamente con una Boon Oude Geuze, perfecta para iniciarse en las lámbicas ya que no tiene mucha acidez, y un Kiv Krieck Royal que era un cóctel de champagne y Liefmans Kriekbier. Después de hacer el guiri un ratillo y ver que la tienda de struise estaba cerrada, dimos unas cuantas vueltas para encontrar el ‘t Brugs Beertje donde hacía un calor horrible así que salimos pitando después de una Duvel Tripel Hop y el zumito de la Lindemans Apple. Por casualidad encontramos 2be Moodshopping, una moderna, enorme y laberíntica tienda de cervezas y derivados donde seguro que varios turistas desapareen al cabo del año, tiene una cervecería con una bonita y tranquila terracilla que da a un canal, allí nos sentamos a descansar un ratito y a disfrutar en un ambiente tranquilo y relajado de unas trapistas, la Achel blond y Rochefort 6 mientras veiamos a los patos pasar por el canal. Después de tirarnos el día buscando, a última hora encontramos De Garre donde se supone que hacen una  buena triple propia pero ya la dejamos para la siguiente visita.

Bierbrasserie Cambrinus

Ya de vuelta en nuestro cuartel general afincado en Bruselas fuimos a la cervecería de temática teatral y de nombre impronunciable Poechenellekelder. Desde la terracilla con una Taras Boulba y una Oude Gueuze Tilquin à l’Ancienne se puede ver como la masa turística se hace fotos con la pequeña estatua sobrevalorada de un niño meón (por más que voy sigo sin entenderlo) y compran chocolates siguiendo al pie de la letra lo que indica la guía de viajes.

Poechenellekelder

El miércoles tocaba acercarse a Amberes donde una cervecería poblada por irreductibles frikis con diógenes cervecero (y un gato) llenan gaznates de cerveza caducada, un sitio peculiar a la par de genial llamado Kulminator. Allí nos relamimos con el caramelo de una De Dolle Stille Nacht de 1999 que equivocadamente me esperaba acidilla pero era más una Barley Wine, una viejuna Chimay  Blue Speciale 1986 seca sin gas y también dulce pero sabía a poco despues de la anterior que estaba rica pero seguro que tuvo días mejores y el complejo bombon de la Struise Pannepot Vintage de 2004 que aún aparece en mis mejores sueños. Para “limpiar la boca” acabamos con una Struise Cuvée Delphine de barril y enfilamos contentos y satisfechos hacia la estación.

Kulminator

Para acabar el buen día en Bruselas nos acercamos a cenar al Bier Circus, tranquilo y más apartado de la zona más turística es otra de las grandes cervecerías de la ciudad. Allí con una lupulada triple elaborada por Brouwerij Den Hopperd para el 20 aniversario de la cervecería y una De Dochter van de Korenaar Bravoure cenamos una riquérrima carbonade de flamande, guiso de carne con salsa de Westmalle y terminamos con una L’Abbaye Des Rocs Montagnarde y la Rodenbach Grand Cru con la que empezó mi idilio con las Flanders Red.

Bier Circus

Dejo pendiente para la segunda y última parte el relato de los días en Gante, Lovaina y el fin de semana protagonizado por la gran fiesta de la cerveza belga, el Belgian Beer Weekend, espero que os guste.

Anuncios

12 comentarios to “Mi Beerano Cervecero #MBC2013. Parte 1: Birragoza, Bruselas, Brujas y Amberes”

  1. MECAGUEN! LA PRÓXIMA VEZ ME METO EN VUESTRA MALETA Y ME FACTURO, JAJAJAJA. QUE ENVIDIACA TIOS.
    ESO SI, ME FALTA ALGO……NO SE……¿NO PASABA ALGO MAS EN EL KULMINATOR?……ALGÚN TIPO DE TORTURA A ALGUNAS BOTELLAS……..MI SENTIDO ARACNIDO/BREWERIANO SE DISPARA, JAJAJAJAJAJAJA.
    DEBOOOOO!!! FRIKIIIIIIIII!!!! XDDDDDDD

  2. Otros que se lo han pasado muy mal en su verano cervecero jejeje. Menudo viaje os pegasteis, y todavía queda el colofón. Muy buen verano chicos.
    Nos vemos. Saludos!!!!

  3. Jajajaja!! Nada, no hace falta que inviteis a nada la próxima vez por el trabajo extra… Ojalá todo el curro fuera esta doble ración de placer y envidia, jejeje!

    Enorme envidia y qué recuerdos el Moeder, la fábrica de Cantillon, el Poechenellekelder, Bier Circus… Una pasada de ciudades y de templos birriles!! Quiero volverrrrrrrrrrrrr!!!! Jajaja!!

    Ah, y muchísimas gracias por vuestro (doble) aporte!!! Un abrazo!!

    • Gracias a ti por currarte esta iniciativa que anima un poco el cotarro bloguero.

      Cuanto más lo recuerdo más ganas tengo de volver, lo pasamos en grande y nos quedan muchos sitios pendientes de visitar 🙂

      Un abrazo!

  4. Veo la Cantillon y se me pone el bello como escarpías. Veo la Mort Subite y su Ciney y me hecho a temblar. Veo el Moeder Lambic y me tiemblan las canillas (el Fontainas no lo conozco pero sí el otro). Veo el Peochenellekelder y comienzo a palpitar. Veo el Kulminator y me colapso. QUE ENVIDIAAAAAAAAAA!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    Me apunto el Bier Circus que no conozco

    Mi enhorabuena y gracias por hacerme recordar cada uno de estos templos. Un saludo.

  5. El Bier Circus me gustó mucho, acércate la próxima vez porque merece la pena.

    Acabo de volver y ya lo echo de menos… Me da a mi que volveré pronto 😉

  6. Es leer los lugares que mencionas y con cada cervecería nombrada es inevitable sentir cierta nostalgia y sólo hace unas pocas semanas de nuestra estancia por aquellas tierras. El café La Mort Subite, o el Moeder Lambic, o el Bier Circus (ese pastel de carne y queso fundido hecho con Orval… quitaba el sentido), o tantos otros. Absolutamente todos recomendables. Lástima que no encajara la visita a la Kulminator de Amberes, que era una de las deseables escalas cerveceras del viaje a priori, pero con el Belgian Beer Weekend, no era factible. Salu2!

    • A mi me pasa lo mismo, según lo leo ya lo hecho de menos. Ibais con el tiempo ajustado como para ir al Kulminator, siempre hay que dejar algo pendiente para cuando se vuelva 🙂

      Me sorprendió mucho la comida del Bier Circus, estaba todo buenísimo. Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s