Posts tagged ‘emelisse’

29 de mayo de 2013

Emelisse Black IPA y Emelisse Triple IPA

Hoy toca darse un homenaje con un doblete subidito de alcohol y lúpulos, dos cervezones que como la noche y el día estuvieron presentes por estas fechas en el AMCA del año pasado, tenemos Emelisse Black IPA y Emelisse Triple IPA.

Cerveza Emelisse Black IPASe elaboran en la holandesa Bierbrouwerij Emelisse, fundada en 2005 en la localidad de Kamperland donde el maestro cervecero Kees Bubberman saca al mercado unos 2.000 hectolitros anuales de cerveza. La cervecera dispone de un restaurante con muy buena pinta donde dicen que te acompañan los aromas a lúpulo y cebada de las cervezas recién elaboradas.

La Emelisse Black IPA en una Black IPA con una graduación alcohólica de 8%, 70 EBC y 80 EBU (Unidades Europeas de Amargor, escala similar a la IBU).

Tiene color negro con vivacidad media-baja con una espuma poco persistente de un color similar a la del café. El aroma nos lo esperábamos más lupulado pero es torrefacto, a pan tostado, chocolate, caramelo, toffee con matices a ciruelas y pasas. Lo mismo ocurre en el sabor con los mismos sabores maltosos a pan tostado, chocolate, toffee y fruta negra. El final del trago es muy amargo pero perfectamente integrado con la malta y ligeramente licoroso aportando calor que junto con la textura suave y el cuerpo medio-alto hacen de esta cerveza una delicia más cercana a las Imperial Stout que a una Black IPA.

La Emelisse Triple IPA En una Imperial IPA, que ellos califican como Triple IPA debido a la cantidad de lúpulo con un 10% de alcohol elaborada con levadura White Labs WLP 001 y lúpulos Chinook, Simcoe, Cascade y Amarillo que le dan a la cerveza un amargor de 103 EBU.

Cerveza Emelisse Triple IPA

Tiene un color anaranjado con vivacidad tirando a baja que crea espuma color crema poco persistente. El aroma es muy dulce, a caramelo, con un fuerte carácter resinoso y a cáscara de cítricos. En boca tiene un sabor intenso y dulce que te llena la boca, con el mismo carácter a caramelo, resina y cítrico que teníamos en el aroma y un inmenso amargor final largísimo en el que la malta no se queda atrás enmascarando la alta graduación alcohólica que empieza a aparecer cuando calienta un poco. Rica cerveza, efocada a fanáticos de lúpulo, un pelín traicionera ya que si te descuidas entra sola.

Unas cinco raciones de lúpulo para dos birrotes, muy diferentes y perfectamente hechos, con los que disfrutar y darse un atracón en una fecha especial.

Anuncios
20 de febrero de 2013

Emelisse Imperial Russian Stout

Hoy reseñamos otro de los chapapotes que me llevé el otro día en una incursión rápida en Cervezorama, la amarga y alcohólica Emelisse Imperial Russian Stout.

Emelisse Imperial Russian Stout se elabora en Bierbrouwerij Emelisse en la localidad holandesa de Kamperland donde el maestro cervecero Kees Bubberman saca unos 2.000 hectolitros anuales. La cervecera dispone de un restaurante con muy buena pinta con un menú adaptado a los ingredientes de temporada y donde dicen que te acompañan los aromas a lúpulo y cebada de las cervezas recién elaboradas.

Cerveza Emelisse Imperial Russian Stout

Es una Russian Imperial Stout con una graduación alcohólica de 11% y 70,7 EBU (Unidades Europeas de Amargor, escala similar a la IBU). La alta graduación alcohólica del estilo era necesaria para que la cerveza se mantuviese en buen estado en el viaje desde Inglaterra hasta Rusia para que la emperatriz rusa Catalina la Grande disfrutase de su cerveza favorita.

La Emelisse Imperial Russian Stout es negra (EBC 117) con muy poca vivacidad que crea poca espuma beige. Es aroma es tostado, a café, ciruelas pasas con un toque ahumado. En boca destacan inicialmente las pasas y ciruelas para pasar a tostado, café, chocolate negro con un fuerte amargor al final del trago que integrándose con el chocolate y el alcohol recuerda a un bombón relleno de licor que perdura en el tiempo.

Una bomba de birra para disfrutarla con toda la calma del mundo y si puedes, antes de servirla, hazte con un poco de chocolate negro porque, por lo menos a mi, me lo pedía el cuerpo desde el primer trago.

24 de mayo de 2012

Crónica de la AMCA, el primer día

Sonó el despertador por la mañana y una pequeña sonrisa en mi rostro cambiaba mi mala cara habitual, este va a ser un buen fin de semana. Tras un lapso de varias horas de curro, una comida y una pequeña siesta nos pusimos en marcha, tarde y con prisas, a la AMCA, con nuestra puntualidad habitual nos perdimos la inauguración.

Al llegar, decidimos dar una vuelta de reconocimiento inicial en la que ya empezamos a encontrarnos conocidos. Primero nos encontramos con Joserra, uno de los organizadores, bastante nervioso, corriendo de un lado a otro y preocupado porque todo saliese a la perfección. Al pasar por el stand de Yria nos reconoció Ernesto que nos habló de sus cervezas y de un interesante proyecto que está preparando para este verano en Noblejas del que hablaremos en breve en el blog. No habíamos acabado a vuelta y nos encontramos con Nicolás, de Cervecería L’Europe, que estaba con las “personalidades” del evento haciendo una vuelta al ruedo inicial muy diferente a la nuestra, parando y catando uno a uno todos los puestos. Cuando nos dimos cuenta la ronda se había alargado y llevábamos un buen rato con el vaso vacío, basta de cháchara y al lío.

Cerveza La Virgen

Aunque ya tenía una pequeña lista de cervezas a probar el viernes, en nuestra línea, incumplimos desde la primera. Queríamos empezar por algo suave así que pasamos por en el stand de La Virgen donde probamos la Lager y la Jamonera y nos llevamos unas bonitas chapas. No pudimos pasar por Domus sin mirarnos de reojo y correr a pedir la Pacific y la EPA, como ya es habitual, todo lo que sale de esa cervecera es impresionante, un placer charlar un ratillo con ellos.

CervezoramaSeguimos andando sin rumbo fijo cuando nos decidimos a probar las Spigha Voramar y Na Valora. Para mí definitivamente la gran sorpresa de la feria, cervezas impresionantes elaboradas con cariño y pasión por cerveceros amables y simpáticos, qué más se puede pedir. Tras un paréntesis para comernos una mini hamburguesa, rica pero escasa, nos pasamos por Cervezorama y charlamos un ratillo con ellos mientras probábamos las Rogue Oregasmic Ale y la Dead Guy. Seguíamos con hambre así que nos decidimos por lo más gocho que encontraos, los bollos “preñáos”, os podéis imaginar que para acompañarlo había que pasar a birras más fuertes.

Creo recordar que de camino, mi memoria de ese momento empieza a flaquear, nos encontramos con Rodrigo, duque y dictador de Jardín del Lúpulo, y Mikel, organizador del BBF, charlamos un ratillo y probamos la Mammooth Hécate, una imperial stout me gusta masticarla y este no era el caso. Como estábamos secos seguimos la ronda.

NaparbierFuimos directos a Naparbier a por la ZZ+, no me puedo resistir al careto de Billy Gibbons en un papel plastificado, puedo mojarme y decir que para mí fue la mejor de la feria. Por supuesto les preguntamos por la Undead y la gran noticia es que, debido al éxito que ha tenido, la volveremos a ver en las tiendas y en mi nevera. Ya que estábamos alado del Cervecero y viendo tanto cartel de IPA me probamos la Emelisse Black IPA, perfecta para ese momento.

Ya era tarde y quedaba poco para la hora de cierre así que para terminar, nada mejor que un postre, fuimos por la Southern Tier Choklat que tenían pinchada en Cervezorama. Tuvo mucho éxito pero en pocos tragos me cansó, nunca pensé que diría esto pero, demasiado chocolate para nosotros.

Al acabar la tarde muchos de los asistentes continuaron la fiesta en Irreale, nuevo bar en el barrio de Malasaña pero nosotros decidimos que era mejor ir pronto a descansar, para estar el sábado a pleno rendimiento.

La intención era meter los tres días en una sola entrada pero no he sido capaz de resumir, en próximas entradas prometo enrollarme menos 🙂