Posts tagged ‘imperial stout’

23 de diciembre de 2013

La Noche Más Oscura del Observatorio #LNMO

Este año con la intención de innovar hemos apuñalado el espíritu navideño de la pasada convocatoria de Mis Cervecitas Navideñas #MCN para celebrar la noche del 21 de diciembre con La Noche Más Oscura #LNMO. La idea era acompañar la noche más larga del año con cervezas oscuras, lo que no podíamos imaginarnos es que volveríamos a quedar atrapados en otra horrible y dickensiana pesadilla.

Todo comenzó la noche del solsticio de invierno que con fiebre y la garganta destrozada decidí hacer trampas en la convocatoria y meterme en la cama dejando las cervezas negras para el domingo. Fue de esas noches en las que el cerebro no deja de dar vueltas impidiendo que me entrara el sueño cuando, en una de las muchas vueltas a la almohada, noté una extraña presencia en la habitación.

LMNO

Adapté poco a poco la visión a la oscuridad y mi corazón dio un vuelco al ver que, detrás del fuego de un cigarrillo, se movía una inmensa silueta parecida a la de un oso. Entre la somnolencia y la parálisis provocada por el miedo, las únicas palabras que conseguí articular fueron: “¡Oye tío, en mi casa no se fuma!”. A estas estúpidas palabras, mi allanador de morada gigante contestó con una carcajada que me hizo perder la consciencia y casi me revienta el tímpano.

Cuando se me pasó el pitido de oídos y abrí los ojos, me encontré tumbado en el suelo de lo que parecía una vieja y sucia taberna de madera. En un vano intento de aparentar algo de dignidad me levanté rápidamente mientras me quitaba el polvo del pijama mientras desde un taburete en la barra me miraba con soberbia un vikingo de larga y canosa barba en cuyo enorme hombro reposaban dos cuervos bastante chungos. Antes de volver lucirme preguntando si en el local admitían animales mi desconocido compañero me dijo que me callara y me acercara, con bastante recelo me senté en la barra a su lado.

“Te estarás preguntando quién soy” me dijo. “La verdad es que lo que me preguntaba es si esos dos cuervos malrolleros se habrán tomado ya su ración de ojos diaria”. Después de mirar con resignación al techo y gruñir algo así como “no me pagan lo suficiente” me alargo una Haandbryggeriet Odin’s Tipple mientras decía “Anda, mejor bebe algo y luego hablamos”.

Haandbryggeriet Odin’s Tipple

La noruega Haandbryggeriet Odin’s Tipple es una Imperial Stout con una graduación alcohólica de 11% elaborada con una sola cepa de levadura salvaje, concretamente esta hace un año que está embotellada. Se trata de un chapapote negrísimo con vivacidad media-baja que crea una bonita espuma marrón oscuro de persistencia media. El maltoso aroma está predominado por el chocolate negro, con matices tostados y a pan apareciendo ligeramente el alcohol. En boca con cuerpo lleno y una sedosa textura tenemos inicialmente los mismos matices tostados, a chocolate, pan junto con un toque frutal que recuerda a ciruelas maduras, acabando con un equilibrado y licoroso amargor que redondea el trago dejando un gusto similar a la juanola muy largo.

Con buen sabor de boca ya me encontraba en mejor disposición de escuchar lo que mi querido compañero de barra. Se presentó como Odín el dios nórdico de la sabiduría, la guerra, la muerte y otras tantas cosas que no recuerdo y se había aparecido ante mí en representación del fantasma de las cervezas navideñas pasadas que esta muy ocupado en estas fechas.

Aún estaba decidiendo si me sentía honrado por la presencia de un dios o fastidiado porque me habían enviado a un suplente, cuando el colega sacó un ipad, e ignorando mis sugerencias de ver el vídeo de El amigo cachondo o el corto de Coolness, puso un vídeo sobre mi pasado cervecero. Al observarme me di cuenta de lo que había cambiado en estos años, me vi echándome unas risas de cañas por Madrid, trasegando litros de Mahou en conciertos, disfrutando de las típicas cervezas belgas una y otra vez y por último feliz e ilusionado tomando unas cervecitas navideñas con los amigos.

Me debí quedar dormido porque lo siguiente que recuerdo es que uno de esos asquerosos cuervos me pegó un picotazo en la sesera. Mientras intentaba arrearle un manotazo, Odín me detuvo, me alargó una Haandbryggeriet Odin’s Tipple Eikefat Lagret (Barrel Aged) y me dijo “Bienvenido a tu segunda visión de navidad, ahora soy el fantasma de las cervezas navideñas presentes”.

Haandbryggeriet Odin’s Tipple Eikefat Lagret (Barrel Aged)

Haandbryggeriet Odin’s Tipple Eikefat Lagret (Barrel Aged) es la misma Imperial Stout 11% de alcohol envejecida 7 meses en barrica de roble y esta en concreto ha madurado otros 10 meses en botella. Con una negrura similar, tiene menor vivacidad y la espuma del mismo color marrón tiene una retención baja. Aquí acabaron las similitudes porque el aroma, aunque conserva esa base de chocolate y tostado, está fuertemente influida por toques ácidos avinados. En boca, con un cuerpo más ligero que el anterior, conserva un mínimo dulzor antes que los sabores agrios y ácidos como a vino y guindas verdes tomen protagonismo dejando un final de trago ácido y largo donde el alcohol aparece con fuerza.

Con el carácter agriado por el brusco despertar y sin pensar mucho lo que decía y a quién se lo estaba diciendo empecé a largar, “¡Mantén atados a esos bichos! ¿Qué clase de visiones de bajo presupuesto son estas? ¿Ni siquiera cambiamos de decorado? ¿Esto tiene moraleja o sólo quieres fardar de tus birras? ¡Fijo que te llevas comisión!”. Como respuesta, la intensa mirada que me dedicó trasformó instantáneamente el mal humor en paralizante horror.

En un tenso silencio en el que veía peligrar mi cabeza, desenfundó su tableta y me puso otro vídeo, este trataba sobre mi vida cervecera presente. Con el blog en un avanzado estado de abandono, me vi con una cerveza en una mano y apuntando notas de cata con la otra, mirando la fecha de embotellado para saber la frescura de la cerveza, sacando defectos de fabricación y quejándome de la calidad del sector artesano nacional. Al principio no quise aceptarlo y negué el haberme comportado como ese esnob que salía en la pantalla pero estaba claro que me engañaba. Como Odin me vio un poco alterado, me dio una palmadita en la espalda y desapareció, el cabronazo se había marchado sin pagar….

Desperté en mi cama, como me dolía todo el cuerpo me levanté y me acerqué a la nevera, para celebrar La Noche más Oscura con toque navideño saqué una Port Brewing Santas Little Helper Barrel Aged y me senté tranquilamente en el sofá.

Port Brewing Santas Little Helper Barrel Aged

La Port Brewing Santas Little Helper Barrel Aged es una Imperial Stout navideña de 12% envejecida en barrica de bourbon, elaborada con azúcar moreno, azúcar Candi Dark Belgian. Tiene color negro con vivacidad media que crea espuma color café de corta duración. En el aroma destaca el bourbon con matices terrosos y a madera. En boca, compleja y con cuerpo medio, inicialmente aparecen matices a tofe, chocolate, café, azúcar moreno y fruta madura antes de tomar protagonismo la madera y el bourbon que junto con el alcohol predominan hasta el final del trago con un ligero amargor.

Mientras meditaba sobre la moda del envejecimiento en barrica y como en muchos casos se acaba perdiendo la esencia de la cerveza, sonó la cisterna del baño. Todavía lo estaba flipando cuando de él salió, vestido con una cortina negra, un alto y delgado espectro encapuchado. Me miraba con el fuego fatuo que ocupaba las cuencas de sus inexpresivos ojos y me apuntaba con su afilada guadaña justo antes de que la habitación se volviese borrosa y empezase a dar vueltas a mi alrededor.

Cuando conseguí volver a enfocar me vi en una abovedada y señorial habitación en cuyo centro se encontraba un abatido anciano sentado en un sillón, bebiendo con desgana una exclusiva y añejada cerveza. Al principio tenía dudas pero ese solitario y triste bebedor era una visión futura de mi mismo, se ve que mi sombrío y silencioso huésped era el fantasma de las cervezas navideñas futuras.

La Noche Más Oscura #LNMO

Desperté cuando el sol empezó colarse entre los agujeros de la persiana y rápidamente me puse a escribir esta adaptación/homenaje/plagio antes de que los detalles del sueño se desvaneciesen de mi memoria. Puede que sea demasiado largo sueño y ya se me ha olvidado así que sólo me ha dado tiempo a sacar una conclusión, el año que viene habrá que volver a convocar Mis Cervecitas Navideñas #MCN.

Anuncios
23 de octubre de 2013

Hornbeer Caribbean Rumstout y Hornbeer IPA

Ya llevaba tiempo queriendo escribir sobre estas dos birras, al final se me ha alargado porque durante el verano he estado alargando el momento de pinplarme el medio litro de imperial stout con ron que ya había probado en el #BBF13 y que patrocinó en gran medida el mal cuerpo del día siguiente. Hoy hablamos de dos cervezas de un productor que nos gusta especialmente, la Hornbeer Caribbean Rumstout y la Hornbeer IPA.

Hornbeer IPASe elaboran por la danesa Hornbeer Mikrobryggeriet en la localidad de Kirke Hyllinge por Jørgen Fogh Rasmussen, hermano del que fue primer ministro danés entre 2001 y 2009. Ha sido votada en su país como la mejor cervecera del año en 2009, 2010 y 2011 y las curiosas etiquetas son óleos obra de Gunhild Rasmussen, mujer de Jørgen.

La Hornbeer IPA es una India Pale Ale al estilo americano con 6,6% de volumen de alcohol elaborada con malta de cebada, malta de trigo y lúpulo. La etiqueta es el óleo “Pánico en el gallinero” y representa un zorro bizco atacando a unas gallinas bastante presumidas a la par de poco preocupadas.

Es una cerveza de color rubio de vivacidad media-alta que crea una espuma beige de duración perpetua, nunca desaparece. El curioso y agradable aroma de intensidad media es dulce, a caramelo junto con hierba, pino y cáscaras de cítricos con ligera presencia de levaduras. En boca es dulce con una buena base de malta que aporta matices a caramelo junto con los matices herbales, cítricos y a pino que teníamos en el aroma y la aparición de la levadura con toques a galleta. El final del trago es de un amargor presente y redondo, perfectamente integrado con el alcohol, que deja un retrogusto de larga duración. Otro cervezón de estos maestros daneses que con un perfil diferente y original consiguen sorprender incluso con un estilo tan trillado como son las IPAs.

La Hornbeer Caribbean Rumstout es una Imperial Stout con una graduación alcohólica de 10% elaborada con 5 diferentes maltas de cebada, trigo, azúcar, lúpulo, ron, especias, café y levaduras que ha sido añejada en barrica de roble. En la etiqueta está representado el cuadro “Optimismo” que representa a un pirata con para de palo y su loro que, después de haber hundido su barco y de estar flotando en un madero rodeado de tiburones, está feliz porque ha conseguido salvar un barril de ron junto con una rata, le espera una tarde a tope. Me encanta que la fecha de caducidad sea del año 2013, intentaré guardar una el nuestra bodega en Galicia.Hornbeer Caribbean Rumstout

Es un chapapote bien negro con poca vivacidad y una apetecible espuma color marrón de corta duración que deja una pequeña capa sobre a cerveza. El agradable aroma de intensidad media está plagado de matices torrefactos, predominando el chocolate y toffee con toques a azúcar moreno, madera y ron. En boca, con cuerpo lleno, percibimos inicialmente los sabores torrefactos, matices tostados como a pan y a chocolate con un final de trago donde el amargor tiene una presencia importante juntándose con el dulzor y dejando un complejo retrogusto de larga duración que recuerda lejanamente a las juanolas donde percibimos la madera, el ron y el alcohol. Un petróleo delicioso y traicionero con el que hay que tener mucho cuidado para que no se te suba a la cabeza.

Sencillamente me encantan estos dos birrotes diferentes y originales que confirman nuestra afición a esta cervecera danesa que cada día nos gusta más.

10 de junio de 2013

Hoppin Frog Mean Manalishi Double IPA y Amager Hoppin’ Frog Frog Hops To Amager

No se si a vosotros os pasa pero siempre que paso por una tienda especializada, tarde o temprano, mis ojos acaban posándose en esas botellas de la ranita sonriente que siempre croa fuertemente ¡Comprame! ¡Comprame! Como soy fácil de convencer por el blog ya han pasado la Frosted Frog Christmas, la Frog’s Hollow Double Pumpkin Ale y D.O.R.I.S the Destroyer (me acabo de dar cuenta que se pasó poner la B.O.R.I.S). Hoy le dedicamos el día a la ranita con la Mean Manalishi Double IPA y a la Frog Hops To Amager.

Cerveza Hoppin Frog Mean Manalishi Double IPA

La Hoppin Frog Mean Manalishi Double IPA es una Imperial IPA con una graduación alcohólica de 8,2% cargadita de lúpulo americano hast allegar a los 168 IBUs. Está elaborada por la americana Hoppin’ Frog Brewery en la localidad de Akron en Ohio, fue fundada por Fred Karm en 2006 y desde entonces ha producido 21 cervezas galardonadas con premios en la Great American Beer Festival y la World Beer Cup. Concretamente esta cerveza tiene el premio a la mejor Doble IPA Americana en el United States Beer Tasting Championship.

Tiene un color cobrizo con vivacidad media que crea espuma de burbuja fina color crema muy persistente. El aroma es intenso y muy lupulado, cítrico, resinoso a fruta madura exótica compensado con el caramelo de la malta. En boca encontramos inicialmente la resina, pino, menta y cítricos del lúpulo pasando al dulce, tostado y caramelo de la fuerte base de malta con un final de trago de un amargor explosivo de los que sacan una sonrisa a unos frikis como nosotros con presencia del alcohol aportando una calidez final. Una rica bomba amarga en la que todos sus ingredientes reclaman fuertemente tu atención.

La Frog Hops To Amager es una Imperial Wheat Stout con 8% de alcohol colaboración de Hoppin’ Frog Brewery con la cervecera danesa Amager Bryghus. Está elaborada con maltas europeas, incluyendo malta chocolate de trigo de alemán y lúpulo americano en las instalaciones de Amager en la isla de Amager en Copenhague por sus fundadores Morten Valentin Lundsbak y Jacob Store. También existe la versión elaborada en la cervecera americana con el nombre de Frog Hops From Amager.

Cerveza Amager Hoppin' Frog Frog Hops To AmagerA primera vista tiene una pintaza con su negrura abisal, vivacidad media y una espuma marrón oscuro que no perdura demasiado. El aroma es invade el cuarto mientras sirve la cerveza a cereales tostados, chocolate negro con toque licoroso, dejándonos de snobismos, huele a chocokrispies con un poco de alcohol. En boca, con cuerpo lleno, domina el chocolate negro con matices tostados a café, caramelo, un sabor raro que no identifico que supongo será debido al trigo y un final de trago entre tostado y amargo con toque alcohólico. Una cerveza agradable y diferente, que entra suave, a la que puede que le falte algo de complejidad para ser una contundente Imperial Stout.

Aunque la ranita me suele embaucar he de admitir que nunca me arrepiento aunque en este caso la Frog Hops To Amager está un punto por debajo del nivel habitual de nuestro maestro anfibio cervecero.

3 de junio de 2013

Tercer Finde de Fondo de Armario #FFdA

Para esta tercera edición del Finde de Fondo de Armario #FFdA y emulando el viaje al Infierno del poeta italiano Dante en su de su Divina Comedia, hemos arriesgado nuestra seguridad personal para contar a nuestros lectores un maravilloso y sorprendente viaje por las profundidades más oscuras y aterradoras de la cerveza. Como este año el evento tiene su iniciativa audiovisual y esto del #FFdA-Live nos da vergüencilla, hemos maridado los diferentes capítulos de nuestra magna odisea con un adecuado hilo videomusical.

Finde de Fondo de Armario #FFdA

El fantasma de Virgilio no estaba disponible para ejercer guía para nuestro trepidante viaje ya que le pillamos de vacaciones locas en el limbo, así que sin pensarlo dos veces acudimos rápidamente a un carismático personaje, conocedor de los antros más chungos y las birras más oscuras, nada menos que el “Monje Loco” Grigori Yefímovich Rasputín. Para ambientar un inicio tan prometedor de tamaña gesta sugerimos el sórdido homenaje de Boney M a su persona, pero el tipo se ha modernizado y prefiere la versión de folk metal finlandés de Turisas, Rasputín.

La De Molen Rasputin Bruichladdich Barrel Aged es una Russian Imperial Stout con una graduación alcohólica de 11,4%, EBC 202 y 46 EBUs (European Bitterness Units, escala similar a la IBU) elaborada con maltas Pale, Chocolate y Cara Barley y lúpulos Premiant y Saaz envejecida en barriles de whisky escocés de la destilería Bruichladdich, situada en la isla de Islay, la isla del tesoro para los amantes del whisky.

De Molen Rasputin Bruichladdich Barrel Aged

De color rubí muy oscuro casi negro no tiene apenas vivacidad y hay que esforzarse para sacar una escasa espuma oscura. Nada más abrir me olía a wiskazo pero en la copa está muy equilibrado con chocolate y un poco de madera. En boca es un bombón de chocolate relleno de licor con toques de madera para chuparse los dedos. Con efervescencia nula y no excesivo cuerpo presenta una textura sedosa muy agradable con un alcohol traicionero muy bien integrado. Tan peligrosamente buena y seductora que Rasputín cuenta con unos nuevos seguidores incondicionales, eso sí majo, no me experimentes con nuevas levaduras para hacerla ácida, que por ahí no paso.

De la mano de Rasputín presenciamos el lado más oscuro, ocultista y sectario de la birra, aromas y sabores que nos acompañarán toda la vida en nuestras peores pesadillas pero necesarios para afrontar lo que nos esperaba a continuación. Con la sangre oscurecida, nuestro anfitrión nos abandonó, dejando tras de sí nuestras mentes y estómagos preparados para dar el siguiente y sacrílego paso en nuestro decadente camino a la perdición.

El siguiente paso era llamar la atención del condenado ángel caído, príncipe de las tinieblas, con un salvaje y orgiástico Aquelarre. Siguiendo el procedimiento habitual, engorilados con The Number of the Beast de Iron Maiden a todo volumen, nos desgañitamos cantando a coro con nuestras birras en la mano.

La De Molen Hel & Verdoemenis 666 es una Imperial Stout con 10% de volumen de alcohol, EBC 297 que se elabora con maltas Pale, Brown, Chocolate y Cara Barley, lúpulos Pemiant y Saaz que le dan a la cerveza un amargor de 102 EBUs y está envejecida con chips de madera que empapadas en coñac de 40 años. Una de las pocas cervezas de De Molen que puedes identificar sin necesidad de leer sus impronunciables nombres.

De Molen Hel & Verdoemenis 666

De color negro negrísimo tiene muy poca vivacidad que apenas crea espuma marrón claro. El complejo aroma es licoroso, más de lo que en otros lotes, con fuerte presencia de chocolate y con matices a madera y frutales. En el sabor, también complejo, predomina inicialmente el chocolate, pan tostado y la fruta madura. El riquísimo final de trago de fuerte y compensado amargor se mezcla con las maltas torrefactas y el licor para crear una experiencia única. Una birra espectacular que se mantiene y se asienta con fuerza entre nuestras favoritas.

Nuestro conjuro fue más efectivo de lo que esperábamos, miles de viles horrores indescriptibles acudieron a nuestro llamamiento dejando mermada nuestra capacidad mental por el alcohol. A empujones nos llevaron a las puertas de un flamante deportivo rojo que rugía al ritmo de AC/DC donde, en un esfuerzo sobrehumano por controlar el temblor de piernas, clavé el pie en acelerador y, dejando media rueda en el asfalto, emprendimos la Highway to Hell.

La Lost Abbey Inferno Ale es una Belgian Strong Ale con una graduación alcohólica de 9%. Se presenta en una bonita botella de 37cl con corcho en la que en la etiqueta aparece el Ángel Caído en el abrasador Infierno pasando a los pecadores por lo que se podríamos denominar como una barbacoa artesanal.

Lost Abbey Inferno Ale

En rubia, con vivacidad media-alta que crea espuma blanca que no desaparece. El aroma es muy belga, maltoso y dulce, a levadura, azúcar, con sabores cítricos como a naranja con un ligero toque herbal. El sabor es muy intenso y se corresponde con lo que encontramos en el aroma, dulce y afrutado, cítrico con un pelín de efervescencia y un delicioso final de trago ligeramente amargor que lo redondea. El alcohol está bien integrado pero se hace presente aportando una calidez al final. Una birra tentadora como el infierno que entra tan bien que se nos ha quedado corta.

Nunca olvidaré lo que presenciaron mis ojos al llegar a los dominios de Lucifer, Lucero del Alba, imágenes que han quedado grabadas a fuego en mis retinas por las que he tenido que recurrir a terapia y a todo mi auto control para poder narrároslas.

Se trataba nada menos que de una limpia urbanización residencial con casas adosadas idénticas, cristalinas piscinas, florecientes jardines verdes con el césped recién cortado y deslumbrantes vallas blancas, a tan sólo 27 minutos de un gran centro comercial y de ocio, estaba claro que habíamos subestimado la pecaminosa tentación de este pernicioso Infierno.

Todavía en shock alcohólico se nos apareció nuestro diabólico anfitrión quien nos enseñó un piso piloto y puso en nuestras manos un contrato de hipoteca por el que vendíamos nuestra alma a Nova Caixa de Alburquerque a cambio de una sacrílega parcela con orientación Este. En ese mismo momento tronaron las trompetas divinas, tocando Carmina Burana de Carl Orff, anunciando el apocalíptico día del Juicio Final. Todo sucedió muy rápido, el Arcángel Miguel apareció a la cabeza de las huestes celestiales dando comienzo una caótica y sangrienta batalla en la que perdimos el conocimiento.

La Lost Abbey Judgment Day es una Quadrupel con 10,5% de volumen de alcohol elaborada con malta de dos carreras, trigo, Médium y Dark English Cristal, Special B y Chocolate, lúpulos Challenger y East Kent Holding, dextrosa y pasas. En la etiqueta aparece una escena del Juicio Final con los cuatro jinetes del Apocalipsis.

Lost Abbey Judgment Day

Tiene color marrón oscuro con vivacidad mínima y una pequeña capa de espuma color beige. En nariz es poco intensa, aviso que tengo alergia, predomina la malta y la levadura con aromas dulces a pasas, frutas maduras y azúcar con un alcohol bastante presente. En boca con cuerpo medio es muy compleja, dulce, a fruta madura, cerezas, ciruelas, pasas, azúcar candi y pan tostado. El final del trago comparte todos estos matices con el alcohol, dejando un retrogusto licoroso que aporta un calorcillo final muy agradable. Todo un cervezón que representa perfectamente a este complicado estilo belga.

Lo siguiente que recordamos es despertar en la cana, aliviados pero con fuerte dolor de cabeza y una resaca horrible. Con la memoria afectada, nos tambaleamos hacia el sofá del salón donde descubrimos que en la mesa del comedor teníamos una hipoteca sin firmar, una citación judicial para compadecer ante Dios al Juicio Final en 2026 (la justicia divina también es lenta) y una abultada factura de Padre, Hijo & Paloma Servicios Divinos por una supuesta atención médica en la batalla.

Como conclusión a esta épica y demente noche, sobre la que los juglares cantarán durante generaciones, sólo podemos sacar una lógica conclusión, tenemos que corrernos otra juerga igual… Tenacious D, Tribute.

22 de abril de 2013

DouGall’s 942 y DouGall’s Haiti

Sea por el motivo que fuere, aparte de en el #MCN2012, hasta ahora estas cervezas no habían tenido un protagonismo directo en nuestro blog, ya iba siendo hora de solucionarlo reseñando el buque insignia de la cervecera, la DouGall’s 942 y su nueva y solidaria creación, la DouGall’s Haiti.

Cerveza DouGall's 942Las cervezas DouGall’s se elaboran en la localidad cantabra de Liérganes fundada en 2009 por su responsable londinense Andrew Dougall. Con una buena filosofía empresarial y bajo su lema “Piensa global, bebe Local” se ha convertido en una de las cerveceras artesanal más punteras a nivel nacional.

La DouGall’s 942 es una American Pale Ale con 4,2% de volumen de alcohol y 30 IBUs elaborada con maltas Maris Otter, Caragold y lúpulos Cascade y Simcoe. Lleva como nombre el prefijo telefónico de Cantabria y poco a poco se ha ido consolidando como una de las Pale Ale más valoradas a nivel nacional.

Tiene un color rubio casi dorado con poco poso, vivacidad media y espuma blanca de burbuja fina persistente. El aroma es intenso y agradable, fuertemente lupulado, cítrico y frutal a mango, melocotón junto con notas a pino y resina. En boca, con cuerpo medio y un pelín efervescente, encontramos los mismos matices a mango y melocotón con un amargor final rico y redondo que se mantiene en boca un buen rato. Un pedazo de cervezón lupulado merecedor de todos los halagos que recibe.

La DouGall’s Haiti es una Imperial Stout al estilo inglés con una graduación alcohólica de 8% elaborada con Trigo, Avena, maltas Maris Otter, Crystal, Chocolate, Black Roasted Barley y lúpulo Willamete. Se trata de una cerveza de temporada y solidaria ya que 20 céntimos de cada botella y 18€ de cada barril se destinan a ayuda para equipamiento pesquero en la localidad haitiana de Jacmel.

Cerveza DouGall's Haiti

Tiene un color marrón muy oscuro casi negro con reflejos en tonalidades rubí, tiene poca vivacidad que provoca poca espuma color beige de corta persistencia. El aroma es maltoso, tostado, café, chocolate con un ligero ahumado. En boca encontramos sabores torrefactos y ahumados a café, chocolate con matices a frutas negras con un final de trago con mínimo amargor que no toma protagonismo y alcohol bien integrado.

Entre estas dos me quedo con la DouGall’s 942, una cerveza increíble, con lúpulo muy fresco de la cual han sacado una versión IPA de temporada la cual está esperando su San Martín en la nevera.

15 de abril de 2013

La Pirata Súria y La Pirata Black Block

Tenía curiosidad de probar estas cervezas después de los buenos resultados que tienen ambas en las votaciones de la Liga de Estilos Cerveceros de Humulus Lupulus. Así que como en estos casos saciar la curiosidad, junto con la sed, no nos cuesta mucho, bajamos corriendo a Cervezorama y Labirratorium a hacernos con La Pirata Súria y La Pirata Black Block.

Cerveza La Pirata Súria Las Cervezas La Pirata Cervesa Artesana procedentes de la localidad barcelonesa de Súria se elaboran en la cervecera Ca l’Arenys en Valls de Torroella. Después de un asalto, los piratas solían prender fuego al barco enemigo para eliminar pruebas y afirman que la palabra pirata viene de la palabra griega para el fuego “Pyros”, así que se autodefinen como una cerveza incendiaria, artesana y natural.

La Pirata Súria es una American Pale Ale con una graduación alcohólica de 5,6% y 30 IBU elaborada con lúpulos americanos y back-hopping de lúpulo Centennial. Está dedicada y hecha al gusto de la localidad de procedencia de estos cerveceros y la etiqueta es simple pero muy llamativa y bien diseñada.

 Tiene un color anaranjado con poca vivacidad y espuma blanca con poca retención. El aroma de intensidad media está dominado por el lúpulo, cítrico, similar al pomelo, cáscara de naranja con matices a caramelo. En el sabor encontramos los mismos sabores que teníamos ne el aroma pero más intensos con un final de trago equilibrado ente cítrico y amargo. Una cerveza sabrosa y refrescante para beber en cualquier momento y en grandes cantidades.

La Pirata Black Block es una bestial Imperial Stout con una graduación alcohólica de 11,2 % y 72 IBU. La original etiqueta es obra de Negrescolor Illustration y es una especie de Gernica a cuatro colores con multitud de detalles y perspectivas a lo M. C. Escher a la que merece la pena dedicarle un tiempo.

Cerveza La Pirata Black Block

Tiene color negro y escasa vivacidad que crea una espuma beige de corta duración que mantiene una pequeña capa en la superficie de la cerveza. El aroma es maltoso intenso y dulce a toffee, caramelo, café y alcohol. En boca tiene un cuerpo denso y el fuerte y dulce sabor recuerda al regaliz, toffee y café, encontrando en menor medida frutas como pasas y ciruelas. El final del trago es entre dulce, amargo y licoroso similar al sabor de la juanola. Una bomba de birra traicionera, fuerte y alcohólica para disfrutar con mucha calma.

Dos buenas cervezas que podréis probar de barril el sábado 20 de abril en la Feria de la Cervea Artesana de Noblejas y este jueves 18, que estarán junto con Cervezas Son el Irreale, en una de las fiestas previas a la Feria de Noblejas.

8 de abril de 2013

Naparbier Janis Porter y Naparbier Pumpkin Tzar #NaparWeek

Hoy comenzamos un minievento virtual propio y casero. Como se nos habían acumulado varias cervezas diferentes de Naparbier hemos decidido celebrar la #NaparWeek, vamos a dedicar esta semana en el blog a reseñar unas cuantas birras de la esta cervecera navarra que lo está petando.

Naparbier nació en Navarra como cooperativa en 2009 por un grupo de empleados y homebrewers aficionados que, afectados por un ERE, utilizaron la indemnización para fundar la cervecera que ha crecido de la mano de Alex Schmid, maestro cervecero del brewpub madrileño Naturbier.

Cerveza Naparbier Janis Porter Para el primer día de la #NaparWeek se lo hemos dedicado a la oscuridad con las dos representantes que tenemos ahora mismo en el mercado, la Janis Porter y la Pumpkin Tzar.

La ya una vieja conocida Naparbier Janis Porter es una Robust Porter con una graduación alcohólica de 6,2%. La han votado como la mejor porter nacional en la Liga de Estilos Cerveceros de Humulus Lupulus. En un homenaje a la inmensa Janis Joplin en la etiqueta aparece la típica fragoneta hippie psicodélica con florecillas de lo colores a lo flower power.

Tiene un color marrón oscuro con vivacidad media y espuma color crema de la que se mantiene una capa de unos 4 milímetros en la superficie. El aroma es intenso, torrefacto a chocolate y café con un toque lupulado. En boca tenemos una entrada frutal como a pasas que la siguen los sabores fuertes a chocolate y café con un marcado y largo amargor final con un toque terroso. En esta botella me pareció mucho más fuerte, con más cuerpo, más maltosa y menos lupulada de lo que recordaba.

La Naparbier Pumpkin Tzar es una Russian Imperial Stout con calabaza y chile habanero, envejecida en barricas de roble francés, con una graduación alcohólica de 11,6%. Este birrote, que fue una de las pocas cervezas que provocó largas colas en el BBF13, lo parieron Naparbier, Sven, del Drunk Monk, Manolo, del Freiburg y Robert Merryman con el motivo de la vuelta a Estados Unidos de este último. La etiqueta, como podéis ver, es otra obra de arte de Antonio Bravo, la verdad es que todas las etiquetas de las cervezas nuevas que están sacando son impresionantes. En ella, aparte de los nombres de los creadores, aparecen también los participantes en la elección del nombre.

Cerveza Naparbier Pumpkin Tzar

Es un chapapote negro abisal con vivacidad tirando a nula y una mínima espuma marrón claro que desaparece rápidamente. Aroma es intenso torrefacto, a fruta madura como a ciruela madura con toque licoroso donde también hay presencia del lúpulo. En el sabor tenemos el toque inicial dulce a fruta madura seguido de un fuerte sabor a chocolate y café con un marcado amargor final en el que aparece un ligero picor que se mantiene un rato largo. El alcohol también aparece en boca con una textura cremosa muy agradable y cuerpo denso. La calabaza no la encentro pero supongo que equilibra la formula ya que es una cerveza muy compleja y redonda.

Este ha sido el resultado satisfactorio del primer día de la #NaparWeek, seguro que nosotros lo hemos disfrutado más que vosotros pero esperamos haber transmitido un poquillo de nuestro parecer sobre estos dos cervezones.

22 de marzo de 2013

Thornbridge Saint Petersburg

A veces, cuando la luz del domingo comienza a abandonarnos, nos asaltan pensamientos negativos relacionados con el desagradable momento en el que suena el despertador el lunes por la mañana. Por experiencia, la mejor manera de eliminar la depresión es piplarse una mousse de chocolate con medio litrazo de rica cerveza negra, en este caso le a llegado el momento a la Thornbridge Saint Petersburg.

Thornbridge Saint Petersburg Imperial Russian Stout

Se elabora en la Thornbridge Brewery en Derbyshire, Inglaterra. Comenzaron a elaborar cerveza a principios de 2005 con el enfoque de crear gran variedad de recetas tradicionales con toque moderno. Ahora mismo poseen dos fábricas, la original de Thornbridge, con maquinaria para la elaboración de la cerveza más tradicional y la de Riverside, donde elaboran con sistemas tecnológicamente innovadores. En sus etiquetas aparece la estatua de Flora, diosa romana de las flores, los jardines y la primavera, de mano de la que han conseguido, a nivel nacional e internacional, más de 200 premios.

La Thornbridge Saint Petersburg es una Imperial Russian Stout con una graduación alcohólica de 7,4%. Se trata de una cerveza galardonada con multitud de premios de Great Baltic Adventure, Great Taste Awards, International Beer Challenge, Oakwood Festival, Midlands SIBA, National SIBA y nada menos que 12 medallas de CAMRA.

Tiene un color marrón oscuro casi negro, con vivacidad media que crea espuma persistente color marrón claro. El aroma es a café, regaliz y ahumado, mismos matices que encontramos en el sabor junto con caramelo y pasas con un cuerpo medio. El final del trago es resinoso, amargo y ligeramente ahumado.

La Thornbridge Saint Petersburg con la que comenzar el lunes con fuerza que tiene una etiqueta bonita y elegante. No me van demasiado los ahumados pero en este caso no me ha desagradado porque es muy ligero, preferiría menos cantidad para esta cerveza ya que, debido al alcohol, hay que tener cuidado de que no te traicione el medio litro.

8 de marzo de 2013

Presentación en Labirratorium de Cervezas El Oso y el Cuervo

Han pasado ya unos cuantos meses desde que os hablamos de Sangre de Ceres, que fue una de las revelaciones de la temporada el verano pasado. Hoy os hablamos de otras dos creaciones de los chicos de El Oso y el Cuervo que presentaron hace unos días en Labirratorium.

En la presentación nos hablaron de sus experiencias durante estos meses, de las muchas trabas que han tenido que superar y nos presentaron sus cervezas como buenos padres orgullosos. Por supuesto compartimos un buen ratito de charla con ellos, entre otras cosas nos hablaron de los nuevos proyectos que tienen ya en curso, como la colaboración con los chicos de Yria-Guinea pigs de la que saldrá una White Ipa una imperial Stout y una hidromiel (de esto os hablaremos otro día, que es una cosa muy interesante).

oso negroOso Negro

Afortunadamente estábamos avisados de que la botella podía ocasionar un pequeño geiser al abrirla y efectivamente así fue, pero no fue el lobo tan fiero como lo pintaban. A pesar de ello, ha salido muy poca espuma que se ha desvanecido rápidamente. Es una Imperial Stout de 7,2 grados, negra negrísima y con mucho cuerpo, aromas cafés, torrefactos y chocolates, como corresponden al estilo. Estos aromas se notan también en el trago que es largo, denso y acaramelado.

He de decir que soy una gran fan de esta cerveza de barril, tomé varias en la presentación en Labirratorium y unas cuantas más en la feria de Valdemorillo, donde a una temperatura más moderada que en la tienda me pareció casi de sobresaliente, pero en botella pierde algo de cuerpo y muchos matices.

vendetta de malta

Vendetta de Malta

La nueva niña bonita de estos chicos es una Amber Ale que tiene 5,8 grados, es de color ámbar muy oscuro, espuma persistente color crema. El aroma es dulce y  frutal, a manzana o ciruelas y algo maltosa. Los mismos matices maltosos marca de la casa se notan en boca, con un toque acaramelado que recuerda a alguna belga especial, esto es debido sobre todo a la gran cantidad de malta caramelo usada en su elaboración. Al final del trago tenemos un ligerísimo amargor final.

Esta cerveza se llevó gran cantidad de halagos en la Feria de Valdemorillo, su dulzor tan marcado hace que guste mucho. ¿Preferís las cervezas menos fuertes o estáis saturados de los millones de IBUs que nos rodean? No dudéis que tanto estas, como las siguientes elaboraciones de El Oso y el Cuervo, no os van a defraudar.

20 de febrero de 2013

Emelisse Imperial Russian Stout

Hoy reseñamos otro de los chapapotes que me llevé el otro día en una incursión rápida en Cervezorama, la amarga y alcohólica Emelisse Imperial Russian Stout.

Emelisse Imperial Russian Stout se elabora en Bierbrouwerij Emelisse en la localidad holandesa de Kamperland donde el maestro cervecero Kees Bubberman saca unos 2.000 hectolitros anuales. La cervecera dispone de un restaurante con muy buena pinta con un menú adaptado a los ingredientes de temporada y donde dicen que te acompañan los aromas a lúpulo y cebada de las cervezas recién elaboradas.

Cerveza Emelisse Imperial Russian Stout

Es una Russian Imperial Stout con una graduación alcohólica de 11% y 70,7 EBU (Unidades Europeas de Amargor, escala similar a la IBU). La alta graduación alcohólica del estilo era necesaria para que la cerveza se mantuviese en buen estado en el viaje desde Inglaterra hasta Rusia para que la emperatriz rusa Catalina la Grande disfrutase de su cerveza favorita.

La Emelisse Imperial Russian Stout es negra (EBC 117) con muy poca vivacidad que crea poca espuma beige. Es aroma es tostado, a café, ciruelas pasas con un toque ahumado. En boca destacan inicialmente las pasas y ciruelas para pasar a tostado, café, chocolate negro con un fuerte amargor al final del trago que integrándose con el chocolate y el alcohol recuerda a un bombón relleno de licor que perdura en el tiempo.

Una bomba de birra para disfrutarla con toda la calma del mundo y si puedes, antes de servirla, hazte con un poco de chocolate negro porque, por lo menos a mi, me lo pedía el cuerpo desde el primer trago.