Posts tagged ‘russian imperial stout’

14 de octubre de 2013

Celebrando el segundo #Sanlupulo

Después de la intensa celebración del año pasado, nos sumamos por segunda vez a la celebración de #Sanlupulo, iniciativa online de los compañeros de Cervecearte que consiste en simular un San Jordi cervecero el 14 de octubre, día de San Lúpulo de Capua, y regalar cerveza a tus seres queridos.

Cerveza Clown Shoes Hoppy FeetEl sábado, viendo que nadie iba a regalarme nada y después de experimentar infructuosamente con unas gominolas de lúpulo Cascade y nuestra Portergeist, me fui a la tienda a por unas IPAs. Estaba equivocado en lo de los regalos ya que en Cervezorama me regalaron un par de birras y Fran, compañero bloguero de Oh, Cerveza, me invitó a una Virgen Negra el La Tape ¡Gracias majos!

La celebración la continuamos a la noche en el Irreale donde tenían pinchadas una buena selección de IPAs. Comenzamos con La Petra Agradecidos, una rica Imperial IPA con 8,5% de alcohol y 140 IBUs, seguida de una Clown Shoes Hoppy Feet, una Black IPA de 7% que estaba a buen precio porque estaba un poco pasada de fecha, había perdido el carácter lupulado pasando a ser una buena Porter. Siguiendo con lo negro nos pasamos a los chapapotes con la Lervig Konrad’s Stout, una pedazo de Russian Imperial Stout impresionante. Para terminar y limpiar un poco el paladar terminamos la velada con una Cantillon Gueuze 100% Lambic Bio rememorando nuestro #MBC2013.

Cerveza Cantillon Gueuze 100% Lambic Bio

Ya el domingo por la tarde era hora de empezar a probar mis autoregalos adquiridos el día anterior y empezamos por una fresquísima, muy aromática y muy amarga Westbrook India Pale Ale de 60 IBUs y 6,8% de volumen de alcohol, sin duda una IPA americana muy recomendable.

Cerveza Westbrook India Pale Ale

Nuestro viaje por el lúpulo cambia de continente para pasar por la compleja IPA japonesa Hitachino Nest Japanese Classic Ale, con una buena base de malta que le da un equilibrio perfecto entre sabores frutales y acaramelados con el redondo final amargo donde se nota la presencia del 7% de alcohol.

Cerveza Hitachino Nest Japanese Classic Ale

Volvemos a cambiar de continente y llegamos a la vieja Europa, concretamente con el puño cervecero italiano Brewfist 2Late DIPA, una impresionante y nada empalagosa Imperial IPA con 9,5% de volumen de alcohol y 90 IBUs elaborada con maltas Pale, Vienna y Cara 120 y lúpulos Chinook, Columbus, Centennial, Galaxy y Nelson Sauvin.  Una opción perfecta para los que no nos apasiona el dulzor azucarado de muchas cervezas del estilo.

Cerveza Brewfist 2Late DIPA

Para terminar la lupulada celebración nos pimplamos la inglesa Summer Wine Maelstrom Double India Pale Ale, una robusta Imperial IPA a la americana con 9% de alcohol, dulce y amarga elaborada con lúpulos Columbus, Warrior, Centennial y Simcoe.

Summer Wine Maelstrom Double India Pale Ale

Para terminar sólo nos queda agradecer a Mireia y Andrés por currarse este evento online que tanto nos gusta y por darnos excusas para fortalecer nuestra adicción a esa flor verde que tanto nos gusta.

Anuncios
3 de junio de 2013

Tercer Finde de Fondo de Armario #FFdA

Para esta tercera edición del Finde de Fondo de Armario #FFdA y emulando el viaje al Infierno del poeta italiano Dante en su de su Divina Comedia, hemos arriesgado nuestra seguridad personal para contar a nuestros lectores un maravilloso y sorprendente viaje por las profundidades más oscuras y aterradoras de la cerveza. Como este año el evento tiene su iniciativa audiovisual y esto del #FFdA-Live nos da vergüencilla, hemos maridado los diferentes capítulos de nuestra magna odisea con un adecuado hilo videomusical.

Finde de Fondo de Armario #FFdA

El fantasma de Virgilio no estaba disponible para ejercer guía para nuestro trepidante viaje ya que le pillamos de vacaciones locas en el limbo, así que sin pensarlo dos veces acudimos rápidamente a un carismático personaje, conocedor de los antros más chungos y las birras más oscuras, nada menos que el “Monje Loco” Grigori Yefímovich Rasputín. Para ambientar un inicio tan prometedor de tamaña gesta sugerimos el sórdido homenaje de Boney M a su persona, pero el tipo se ha modernizado y prefiere la versión de folk metal finlandés de Turisas, Rasputín.

La De Molen Rasputin Bruichladdich Barrel Aged es una Russian Imperial Stout con una graduación alcohólica de 11,4%, EBC 202 y 46 EBUs (European Bitterness Units, escala similar a la IBU) elaborada con maltas Pale, Chocolate y Cara Barley y lúpulos Premiant y Saaz envejecida en barriles de whisky escocés de la destilería Bruichladdich, situada en la isla de Islay, la isla del tesoro para los amantes del whisky.

De Molen Rasputin Bruichladdich Barrel Aged

De color rubí muy oscuro casi negro no tiene apenas vivacidad y hay que esforzarse para sacar una escasa espuma oscura. Nada más abrir me olía a wiskazo pero en la copa está muy equilibrado con chocolate y un poco de madera. En boca es un bombón de chocolate relleno de licor con toques de madera para chuparse los dedos. Con efervescencia nula y no excesivo cuerpo presenta una textura sedosa muy agradable con un alcohol traicionero muy bien integrado. Tan peligrosamente buena y seductora que Rasputín cuenta con unos nuevos seguidores incondicionales, eso sí majo, no me experimentes con nuevas levaduras para hacerla ácida, que por ahí no paso.

De la mano de Rasputín presenciamos el lado más oscuro, ocultista y sectario de la birra, aromas y sabores que nos acompañarán toda la vida en nuestras peores pesadillas pero necesarios para afrontar lo que nos esperaba a continuación. Con la sangre oscurecida, nuestro anfitrión nos abandonó, dejando tras de sí nuestras mentes y estómagos preparados para dar el siguiente y sacrílego paso en nuestro decadente camino a la perdición.

El siguiente paso era llamar la atención del condenado ángel caído, príncipe de las tinieblas, con un salvaje y orgiástico Aquelarre. Siguiendo el procedimiento habitual, engorilados con The Number of the Beast de Iron Maiden a todo volumen, nos desgañitamos cantando a coro con nuestras birras en la mano.

La De Molen Hel & Verdoemenis 666 es una Imperial Stout con 10% de volumen de alcohol, EBC 297 que se elabora con maltas Pale, Brown, Chocolate y Cara Barley, lúpulos Pemiant y Saaz que le dan a la cerveza un amargor de 102 EBUs y está envejecida con chips de madera que empapadas en coñac de 40 años. Una de las pocas cervezas de De Molen que puedes identificar sin necesidad de leer sus impronunciables nombres.

De Molen Hel & Verdoemenis 666

De color negro negrísimo tiene muy poca vivacidad que apenas crea espuma marrón claro. El complejo aroma es licoroso, más de lo que en otros lotes, con fuerte presencia de chocolate y con matices a madera y frutales. En el sabor, también complejo, predomina inicialmente el chocolate, pan tostado y la fruta madura. El riquísimo final de trago de fuerte y compensado amargor se mezcla con las maltas torrefactas y el licor para crear una experiencia única. Una birra espectacular que se mantiene y se asienta con fuerza entre nuestras favoritas.

Nuestro conjuro fue más efectivo de lo que esperábamos, miles de viles horrores indescriptibles acudieron a nuestro llamamiento dejando mermada nuestra capacidad mental por el alcohol. A empujones nos llevaron a las puertas de un flamante deportivo rojo que rugía al ritmo de AC/DC donde, en un esfuerzo sobrehumano por controlar el temblor de piernas, clavé el pie en acelerador y, dejando media rueda en el asfalto, emprendimos la Highway to Hell.

La Lost Abbey Inferno Ale es una Belgian Strong Ale con una graduación alcohólica de 9%. Se presenta en una bonita botella de 37cl con corcho en la que en la etiqueta aparece el Ángel Caído en el abrasador Infierno pasando a los pecadores por lo que se podríamos denominar como una barbacoa artesanal.

Lost Abbey Inferno Ale

En rubia, con vivacidad media-alta que crea espuma blanca que no desaparece. El aroma es muy belga, maltoso y dulce, a levadura, azúcar, con sabores cítricos como a naranja con un ligero toque herbal. El sabor es muy intenso y se corresponde con lo que encontramos en el aroma, dulce y afrutado, cítrico con un pelín de efervescencia y un delicioso final de trago ligeramente amargor que lo redondea. El alcohol está bien integrado pero se hace presente aportando una calidez al final. Una birra tentadora como el infierno que entra tan bien que se nos ha quedado corta.

Nunca olvidaré lo que presenciaron mis ojos al llegar a los dominios de Lucifer, Lucero del Alba, imágenes que han quedado grabadas a fuego en mis retinas por las que he tenido que recurrir a terapia y a todo mi auto control para poder narrároslas.

Se trataba nada menos que de una limpia urbanización residencial con casas adosadas idénticas, cristalinas piscinas, florecientes jardines verdes con el césped recién cortado y deslumbrantes vallas blancas, a tan sólo 27 minutos de un gran centro comercial y de ocio, estaba claro que habíamos subestimado la pecaminosa tentación de este pernicioso Infierno.

Todavía en shock alcohólico se nos apareció nuestro diabólico anfitrión quien nos enseñó un piso piloto y puso en nuestras manos un contrato de hipoteca por el que vendíamos nuestra alma a Nova Caixa de Alburquerque a cambio de una sacrílega parcela con orientación Este. En ese mismo momento tronaron las trompetas divinas, tocando Carmina Burana de Carl Orff, anunciando el apocalíptico día del Juicio Final. Todo sucedió muy rápido, el Arcángel Miguel apareció a la cabeza de las huestes celestiales dando comienzo una caótica y sangrienta batalla en la que perdimos el conocimiento.

La Lost Abbey Judgment Day es una Quadrupel con 10,5% de volumen de alcohol elaborada con malta de dos carreras, trigo, Médium y Dark English Cristal, Special B y Chocolate, lúpulos Challenger y East Kent Holding, dextrosa y pasas. En la etiqueta aparece una escena del Juicio Final con los cuatro jinetes del Apocalipsis.

Lost Abbey Judgment Day

Tiene color marrón oscuro con vivacidad mínima y una pequeña capa de espuma color beige. En nariz es poco intensa, aviso que tengo alergia, predomina la malta y la levadura con aromas dulces a pasas, frutas maduras y azúcar con un alcohol bastante presente. En boca con cuerpo medio es muy compleja, dulce, a fruta madura, cerezas, ciruelas, pasas, azúcar candi y pan tostado. El final del trago comparte todos estos matices con el alcohol, dejando un retrogusto licoroso que aporta un calorcillo final muy agradable. Todo un cervezón que representa perfectamente a este complicado estilo belga.

Lo siguiente que recordamos es despertar en la cana, aliviados pero con fuerte dolor de cabeza y una resaca horrible. Con la memoria afectada, nos tambaleamos hacia el sofá del salón donde descubrimos que en la mesa del comedor teníamos una hipoteca sin firmar, una citación judicial para compadecer ante Dios al Juicio Final en 2026 (la justicia divina también es lenta) y una abultada factura de Padre, Hijo & Paloma Servicios Divinos por una supuesta atención médica en la batalla.

Como conclusión a esta épica y demente noche, sobre la que los juglares cantarán durante generaciones, sólo podemos sacar una lógica conclusión, tenemos que corrernos otra juerga igual… Tenacious D, Tribute.

8 de abril de 2013

Naparbier Janis Porter y Naparbier Pumpkin Tzar #NaparWeek

Hoy comenzamos un minievento virtual propio y casero. Como se nos habían acumulado varias cervezas diferentes de Naparbier hemos decidido celebrar la #NaparWeek, vamos a dedicar esta semana en el blog a reseñar unas cuantas birras de la esta cervecera navarra que lo está petando.

Naparbier nació en Navarra como cooperativa en 2009 por un grupo de empleados y homebrewers aficionados que, afectados por un ERE, utilizaron la indemnización para fundar la cervecera que ha crecido de la mano de Alex Schmid, maestro cervecero del brewpub madrileño Naturbier.

Cerveza Naparbier Janis Porter Para el primer día de la #NaparWeek se lo hemos dedicado a la oscuridad con las dos representantes que tenemos ahora mismo en el mercado, la Janis Porter y la Pumpkin Tzar.

La ya una vieja conocida Naparbier Janis Porter es una Robust Porter con una graduación alcohólica de 6,2%. La han votado como la mejor porter nacional en la Liga de Estilos Cerveceros de Humulus Lupulus. En un homenaje a la inmensa Janis Joplin en la etiqueta aparece la típica fragoneta hippie psicodélica con florecillas de lo colores a lo flower power.

Tiene un color marrón oscuro con vivacidad media y espuma color crema de la que se mantiene una capa de unos 4 milímetros en la superficie. El aroma es intenso, torrefacto a chocolate y café con un toque lupulado. En boca tenemos una entrada frutal como a pasas que la siguen los sabores fuertes a chocolate y café con un marcado y largo amargor final con un toque terroso. En esta botella me pareció mucho más fuerte, con más cuerpo, más maltosa y menos lupulada de lo que recordaba.

La Naparbier Pumpkin Tzar es una Russian Imperial Stout con calabaza y chile habanero, envejecida en barricas de roble francés, con una graduación alcohólica de 11,6%. Este birrote, que fue una de las pocas cervezas que provocó largas colas en el BBF13, lo parieron Naparbier, Sven, del Drunk Monk, Manolo, del Freiburg y Robert Merryman con el motivo de la vuelta a Estados Unidos de este último. La etiqueta, como podéis ver, es otra obra de arte de Antonio Bravo, la verdad es que todas las etiquetas de las cervezas nuevas que están sacando son impresionantes. En ella, aparte de los nombres de los creadores, aparecen también los participantes en la elección del nombre.

Cerveza Naparbier Pumpkin Tzar

Es un chapapote negro abisal con vivacidad tirando a nula y una mínima espuma marrón claro que desaparece rápidamente. Aroma es intenso torrefacto, a fruta madura como a ciruela madura con toque licoroso donde también hay presencia del lúpulo. En el sabor tenemos el toque inicial dulce a fruta madura seguido de un fuerte sabor a chocolate y café con un marcado amargor final en el que aparece un ligero picor que se mantiene un rato largo. El alcohol también aparece en boca con una textura cremosa muy agradable y cuerpo denso. La calabaza no la encentro pero supongo que equilibra la formula ya que es una cerveza muy compleja y redonda.

Este ha sido el resultado satisfactorio del primer día de la #NaparWeek, seguro que nosotros lo hemos disfrutado más que vosotros pero esperamos haber transmitido un poquillo de nuestro parecer sobre estos dos cervezones.

22 de marzo de 2013

Thornbridge Saint Petersburg

A veces, cuando la luz del domingo comienza a abandonarnos, nos asaltan pensamientos negativos relacionados con el desagradable momento en el que suena el despertador el lunes por la mañana. Por experiencia, la mejor manera de eliminar la depresión es piplarse una mousse de chocolate con medio litrazo de rica cerveza negra, en este caso le a llegado el momento a la Thornbridge Saint Petersburg.

Thornbridge Saint Petersburg Imperial Russian Stout

Se elabora en la Thornbridge Brewery en Derbyshire, Inglaterra. Comenzaron a elaborar cerveza a principios de 2005 con el enfoque de crear gran variedad de recetas tradicionales con toque moderno. Ahora mismo poseen dos fábricas, la original de Thornbridge, con maquinaria para la elaboración de la cerveza más tradicional y la de Riverside, donde elaboran con sistemas tecnológicamente innovadores. En sus etiquetas aparece la estatua de Flora, diosa romana de las flores, los jardines y la primavera, de mano de la que han conseguido, a nivel nacional e internacional, más de 200 premios.

La Thornbridge Saint Petersburg es una Imperial Russian Stout con una graduación alcohólica de 7,4%. Se trata de una cerveza galardonada con multitud de premios de Great Baltic Adventure, Great Taste Awards, International Beer Challenge, Oakwood Festival, Midlands SIBA, National SIBA y nada menos que 12 medallas de CAMRA.

Tiene un color marrón oscuro casi negro, con vivacidad media que crea espuma persistente color marrón claro. El aroma es a café, regaliz y ahumado, mismos matices que encontramos en el sabor junto con caramelo y pasas con un cuerpo medio. El final del trago es resinoso, amargo y ligeramente ahumado.

La Thornbridge Saint Petersburg con la que comenzar el lunes con fuerza que tiene una etiqueta bonita y elegante. No me van demasiado los ahumados pero en este caso no me ha desagradado porque es muy ligero, preferiría menos cantidad para esta cerveza ya que, debido al alcohol, hay que tener cuidado de que no te traicione el medio litro.

20 de febrero de 2013

Emelisse Imperial Russian Stout

Hoy reseñamos otro de los chapapotes que me llevé el otro día en una incursión rápida en Cervezorama, la amarga y alcohólica Emelisse Imperial Russian Stout.

Emelisse Imperial Russian Stout se elabora en Bierbrouwerij Emelisse en la localidad holandesa de Kamperland donde el maestro cervecero Kees Bubberman saca unos 2.000 hectolitros anuales. La cervecera dispone de un restaurante con muy buena pinta con un menú adaptado a los ingredientes de temporada y donde dicen que te acompañan los aromas a lúpulo y cebada de las cervezas recién elaboradas.

Cerveza Emelisse Imperial Russian Stout

Es una Russian Imperial Stout con una graduación alcohólica de 11% y 70,7 EBU (Unidades Europeas de Amargor, escala similar a la IBU). La alta graduación alcohólica del estilo era necesaria para que la cerveza se mantuviese en buen estado en el viaje desde Inglaterra hasta Rusia para que la emperatriz rusa Catalina la Grande disfrutase de su cerveza favorita.

La Emelisse Imperial Russian Stout es negra (EBC 117) con muy poca vivacidad que crea poca espuma beige. Es aroma es tostado, a café, ciruelas pasas con un toque ahumado. En boca destacan inicialmente las pasas y ciruelas para pasar a tostado, café, chocolate negro con un fuerte amargor al final del trago que integrándose con el chocolate y el alcohol recuerda a un bombón relleno de licor que perdura en el tiempo.

Una bomba de birra para disfrutarla con toda la calma del mundo y si puedes, antes de servirla, hazte con un poco de chocolate negro porque, por lo menos a mi, me lo pedía el cuerpo desde el primer trago.