Posts tagged ‘barley wine’

12 de abril de 2013

Naparbier Sai Saison y Naparbier The Beast 666 #NaparWeek

Vamos llegando al final de la #NaparWeek, ooohhhh ¡qué penica! Pero no os preocupéis que la experiencia nos ha molado así que volveremos a la carga con otros productores y, aunque no en breve, con las birras de Naparbier que nos faltan.

Naparbier Sai SaisonPara el último día hemos dejado los ejemplos más dulces de la cervecera navarra, que han dado un paso adelante demostrando que su buen hacer no se limita sólo al lúpulo. En esta ocasión tenemos dos cervezas presentadas hace poco, la Naparbier Sai Saison y Naparbier The Beast 666.

La Naparbier Sai es una Saison con una graduación alcohólica de 7% y 25 IBUs que está elaborada con cáscaras de naranja, limón y lima, dry-hopping de Citra y levaduras francesas. En este caso tenemos otra impresionante etiqueta de Antonio Bravo donde  aparecen unos buitres, ya que Sai significa buitre en euskera.

Tiene un color dorado con vivacidad media-baja y espuma blanca que no desaparece por completo. El aroma es cítrico, a pan, cáscara de naranja con un toque floral. El sabor es dulce y frutal, fuertemente influido por cáscara de naranja y otros cítricos junto con la presencia de la levadura. El final del trago es refrescante, ligeramente amargo, redondo y equilibrado.

La Naparbier The Beast 666 es una Barley Wine con una graduación alcohólica de 11% y 120 IBU envejecida en barricas de roble. La presentan en botellas con corcho de 75cl con un corcho sólo apto solo para familiares de Hulk. Tiene una cita dedicada a los que tienen miedo de la cerveza, no tengas miedo de la bestia ya que si la miras a los ojos verá  que, en realidad, es la bestia la que tiene miedo de ti. En nuestro caso nos bebimos la bestia tranquila e inconscientemente, ya que nos fijamos luego en la cita. Se elaborará en contadas ocasiones por lo que luego no os quejéis si perdéis ahora la posibilidad de haceros con una.

Cerveza Naparbier The Beast 666

Tiene un color madera oscuro con una ligera espuma color crema que desaparece rápidamente y poca vivacidad. Tiene unos aromas muy complejos, levaduras, frutas maduras, madera húmeda, especias… Estos aromas recuerdan a licores o a vinos dulces y alcohólicos como el vino de oporto. En boca es aún más compleja, frutos secos, fruta madura, ciruelas, pasas, algo dulce, con un justo y perfecto amargor final. La habíamos probado ya un par de veces de barril (la han pinchado en El Animal y en La Tape) y nos había gustado mucho pero en botella es diferente y aún más impresionante. Como tiene una alta graduación la hemos acompañado con un poco de queso y mermelada de cerveza  (que como sabéis nos encanta) en esta ocasión de Domus Summa y la combinación no podía ser mejor.

Finiquitanda esta cata despediremos esta semana dedicada a Naparbier con uno de nuestros videos domingueros. Con nuestra vida ordenada y planificada el próximo especial se dará exactamente cuándo se nos vuelvan a acumular en la despensa unas cuantas birras del mismo productor, eso sí, lo de reseñar las cervezas de dos en dos lo repetiremos a menudo ya que me ahorro el volver a escribir el párrafo sobre la cervecera, que ya me repito como un loro.

Anuncios
14 de noviembre de 2012

Solomillo “debiyaki” barley wine

Nos gusta bastante la comida japonesa, así que desde hace ya tiempo hago en casa mi propia versión de la salsa teriyaki. Esta salsa está generalmente elaborada con sake y mirim (vino suave de arroz) yo normalmente lo hacía con vino blanco y vino de oporto, y me ha parecido apropiado sustituir éste por esta pedazo de Flyin Dog Horn Dog barley wine.

Ingredientes:

Un solomillo de cerdo, azúcar, salsa de soja, cerveza, vino blanco, aceite y como guarnición fideos chinos. Si no tenéis una barley wine, no lo hagáis con una mahou porque no va a quedar bien, tiene que ser una cerveza con cuerpo y algo dulce como por ejemplo una doble belga.

En una taza de café mezclamos bien un par de cucharadas de azúcar, mitad y mitad de cerveza y salsa de soja y un poco de vino blanco (para aligerar un poco la salsa que es bastante fuerte) las cantidades como siempre es cuestión de ir probando, si os gusta mas dulce se puede añadir más azúcar, si os gusta mas fuerte mas soja……

solomillo cervez

En una sartén bien caliente ponemos unas gotas de aceite y doramos el solomillo para que quede bien dorado y sellado por todos los lados, no hace falta salpimentarlo ya que la salsa tiene mucho sabor. Una vez dorado, bajamos el fuego al mínimo y comenzamos a añadir la mezcla de la salsa poco a poco. En este punto es importante controlar muy bien la temperatura ya que la salsa lleva bastante azúcar y si se calienta mucho puede formarse un caramelo que nos estropee todo el plato. Así que con un poco de paciencia vamos incorporando la salsa (no toda, reservamos un poco para los fideos) y dando vueltas al solomillo para que coja bien todo el sabor, durante unos diez minutos o hasta que tenga el punto que os guste.

Por otra parte cocemos los fideos según indique el fabricante, yo uso unos de la marca maggi, que están bien de precio y los tienen en casi todos los supermercados (cocerlos sin el sobrecito ese de polvos de gambas o de pollo que viene) una vez escurridos los salteamos con la salsa que nos ha sobrado. Loncheamos el solomillo y lo servimos todo junto.

Hago esta receta habitualmente en casa, nos gusta bastante, y como casi todo con cerveza mejora y mas con esta Flyin dog, por supuesto, lo que sobró me lo bebí bien a gusto mientras cocinaba.

24 de septiembre de 2012

Sagra Bohio

Probé esta cerveza por primera vez en una cena organizada por Tierra de Cerveza y me sorprendió así que un día que la vi en el Corte Ingles la añadí a mi cesta, hoy hablamos de la Sagra Bohio.

Sagra BohioSe elabora por el maestro cervecero Bob Maltman en la Fábrica de Cerveza Sagra en el Pol. Ind. Villa de Azaña en Numancia de la Sagra, provincia de Toledo. Con la intención de crear cervezas puramente castellanas, en la elaboración de sus cervezas utilizan solamente materias primas locales.

La Sagra Bohio es una Barley Wine con triple malta y una graduación alcohólica de 10,4%. Está elaborada con la colaboración de Pepe Rodríguez, Premio Nacional de Gastronomía y Estrella Michelín del Restaurante El Bohio en Illescas, para acompañar a los postres, ahora han eliminado el “para postre” de la etiqueta ya que llevaba a malentendidos.

Tiene un color marrón muy oscuro casi negro con poca cantidad de espuma nada persistente. El aroma es maltoso y torrefacto a chocolate con toques de manzana madura. En boca encontramos sabores torrefactos, a chocolate, caramelo, frutas maduras con un toque de alcohol bien integrado. Tiene más efervescencia y menos cuerpo de lo que habría esperado.

Una buena cerveza que no tomaré en muchas ocasiones debido al precio elevado que tiene, forma parte de la imagen que le quieren dar a la birra que no está orientada a frikis como nosotros, pero a ese precio siempre encontraré algo que me apetezca más.

8 de junio de 2012

Southern Tier Back Burner

Empiezo a pensar que me invento los días malos en el trabajo como vil excusa para pasarme por Cervezorama y desvalijar alguna estantería. El caso es que en una de estas incursiones cerveceras apareció en mi bolsa la Southern Tier Back Burner.

Está elaborada por Southern Tier Brewing Company que nació en 2002 en la localidad de Lakewood en el estado de Nueva York. Su intención era rescatar la práctica típica de la región de elaborar cerveza en pequeños lotes pero la demanda nacional e internacional les ha obligado a adaptarse rápidamente, cambiar de instalacion y ampliar la fábrica en varias ocasiones.

Southern Tier Back BurnerLa Southern Tier Back Burner es una, respirad antes de leerlo, Oak-Aged Imperial Barley Wine Ale, tiene una gradación alcohólica de 10% y se elabora con maltas 2-row pale, caramelo light y dark y utiliza lúpulo chinook para el amargor y sabor, willamette para el aroma y para el dry hopping amarillo y centenal.

Tiene un color rubí oscuro con la escasa vivacidad típica del estilo y espuma beige de poca duración. El aroma es dulce intenso, a caramelo, miel, frutas negras donde apreciándose ligeramente el alcohol recuerda a un bombón relleno de licor. En boca sin efervescencia y con mucho cuerpo tiene un sabor que se nos hizo demasiado dulce, encontramos los mismos matices que en el aroma junto con un pequeño toque floral y un amargor que no llega a equilibrar el resultado.

Personalmente me pareció un pelín empalagosa, para una futura revisión haré coincidir un maridaje a base de postres de chocolate a ver si cambio de opinión.

29 de febrero de 2012

Flying Dog Horn Dog

Puede que esta no sea una elección convencional para el día de San Valentín, pero como contrapunto a este sensiblero, hortera y consumista día no se me ocurrió nada mejor que abrir un par de cervezas del perro carnudo, la Flying Dog Horn Dog. Como podéis comprobar voy un poco retrasado con las entradas…

Horn DogEstá elaborada por la cervecería americana Flying Dog, actualmente ubicada en Frederick en le estado de Meryland. En 1990 abrió como brewpub en Aspen, Colorado para posteriormente, debido a la gran demanda recibida, abrir una fábrica en Denver. Después de una escalada al K2, uno de sus fundadores se fijó en un cuadro de un perro volador dando comienzo a una filosofía que da nombre a la compañía cervecera, “todos sabemos que los perros no pueden volar, pero nadie se lo dijo a esa bestia alada”. Desde entonces han demostrado que pueden hacer todo lo que se propongan.

La Horn Dog es una cerveza Barley Wine Ale, literalmente “vino de cebada”, con una graduación alcohólica de 10,2% y está elaborada con maltas munich, carstan y cristal y lúpulos perle, northern brewer y cascade que proporcionan unos 45 IBUs. Una vez finalizada la cocción madura un mínimo de tres meses en un barril en la bodega de la fábrica dándole un carácter muy especial a esta rica cerveza.

Tiene un color marrón oscuro poca vivacidad con espuma color crema de duración mínima. Los aromas están muy influenciados por la malta, con olores a chocolate y licor café, captándose notas alcohólicas. Es sabor es muy agradable a chocolate, caramelo y toffee pasando a licor café con un ligero amargor. Tiene mucho cuerpo, carece de efervescencia y posee un retrogusto equilibrado a licor tostado, muy complejo e impresionante.

Una cerveza impresionante, sabrosa y llena de matices que no te dejará indiferente. Esta cerveza junto con su hermana la Gonzo han hecho que vuelque mi atención a esta cervecería que ya gano en 1991 el premio a la mejor Classic Pale Ale en el “Great American Beer Festival” con su Doggie Style.